Robots: el nuevo método delivery tras la pandemia

robot delivery marketing SV Comunicacion Albacete

El brote de COVID-19 ha hecho que millones de personas se queden en casa. Y debido a ello, la demanda de entrega sin contacto se ha expandido exponencialmente. Según una investigación de Kantar, durante el primer confinamiento el reparto a domicilio captó 2,2 millones de compradores que se sumaron a los 11 millones que ya eran habituales en España.

Estas condiciones han ocasionado que en países como China o Estados Unidos se experimente con nuevos modos de reparto como los que utilizan robots o pequeños sistemas autónomos, que permiten una entrega a cualquier hora del día, trabajan en condiciones climáticas extremas y suponen una opción segura para el reparto a, por ejemplo, personas que están en cuarentena por el covid-19, evitando cualquier tipo de contacto humano.

robot amazon scout

Amazon Scout: un robot del tamaño de una nevera portátil

Dentro de la industria logística, Amazon ha desarrollado su propio prototipo de robot de reparto, denominado Scout, con el que ya ha realizado pruebas desde 2019 en varios estados de EEUU como Washington, California, Georgia o Tennessee para medir su funcionamiento en diferentes entornos y condiciones climáticas.

Su tamaño no es mayor al de una nevera portátil, al igual que como sucede con la mayoría de los robots de delivery, por lo que está concebido para la distribución de paquetes que no son muy voluminosos.

El reparto con los robots Scout de Amazon no tiene costes extra en el envío. En la experiencia piloto desarrollada en Snohomish se utilizaron seis robots que trabajaron de lunes a viernes para probarse en situaciones como esquivar a peatones o mascotas.  Además, afrontaron cambios de ruta o itinerarios.

En el verano de 2020, la multinacional aceleró sus planes y expandió rápidamente el servicio a otras localidades de Estados Unidos. Lo hizo con versiones mejoradas de los vehículos, dotados de anclajes que desde entonces les permiten llevar objetos más grandes.

FEDEX: el robot mensajero

Amazon no es la única compañía del sector logístico que se ha embarcado en la aventura  del reparto con robots. También es el caso de la compañía estadounidense FedEx, que desveló a finales del año pasado a su robot Roxo, que llevaba desarrollando desde 2019 para reforzar su reparto urgente de última milla y que cuenta con un sistema de tracción de ruedas móviles que le permite subir escaleras o cuestas.

Además, como el prototipo de Amazon, su diseño ha incluido el uso de inteligencia artificial para responder a los estímulos exteriores que le proporcionan sus sensores, con el fin de evitar chocarse con peatones u otros vehículos y seguir la ruta designada para llevar el pedido hasta su destino.

Just Eat Yape: el robot autónomo de comida a domicilio

De momento, en Europa el desarrollo del reparto a domicilio con robots no está tan extendido, pero justo antes de la pandemia Just Eat presentaba un prototipo llamado Yape en el que lleva trabajando desde 2016.

“El funcionamiento es fácil: el usuario hace el pedido y la app le avisa que será un robot el que hará la entrega. Parece sencillo, pero hay que concienciar a la gente de que al abrir la puerta quien estará detrás va a ser un robot y no un humano”, explicaba Patrik Bergareche, Managing Director de Juest Eat, en la presentación de Yape. Y subrayó la falta de regulación que existe en España al respecto de todo lo que tiene que ver con la conducción autónoma.

Esa funcionalidad también la comparte con R2, el robot repartidor de pizzas desarrollado por la startup tecnológica Nuro para Domino’s Pizza, que anunció el inicio de su periodo de pruebas en la ciudad estadounidense de Houston, la cuarta más grande de EEUU, aunque con la intención de extender sus servicios a otras áreas del país tras 2 años de desarrollo de su prototipo.

DIGIT: el robot bípedo

Mientras, el prototipo Digit, fabricado por Agility Robotics para Ford, rompe con el esquema de los pequeños vehículos autónomos de reparto con un robot bípedo y dotado de brazos que ya ha sido puesto a la venta a finales de 2020. En este caso, a sus capacidades de reparto se une la posibilidad de coger objetos y moverlos gracias a sus extremidades, que lo convierten en un sustituto robótico para las cargas de almacén.

De hecho, Ford ya ha empleado a Digit para el reparto a domicilio, montándolo en un vehículo de conducción autónoma y empleando al robot para sacar la carga del coche y llevarla hasta la puerta del destinatario para entregarle el paquete en mano, con la limitación de que su capacidad de carga alcanza los 18 kilos de peso. Una imagen futurista que nos acerca a un sector logístico plenamente robotizado y automatizado, indicó Business Insider Espana.

Los robots enfocados al reparto a domicilio tienen además una ventaja ecológica, puesto que funcionan siempre con energía eléctrica sin necesidad de tener grandes baterías. Son un alivio para las emisiones contaminantes del delivery, que aún se presta en la mayoría de los casos con furgonetas de combustibles tradicionales, aunque los vehículos comerciales movidos por gas o de baterías han ido ganando terreno en los últimos tiempos. El cambio de tendencia más notable es el que está aplicando el gigante del comercio electrónico, Amazon, que desde febrero de este año utiliza en Estados Unidos furgonetas eléctricas de Rivian para llevar a cabo sus entregas.

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Post interesantes

¿Tienes alguna duda?

Nosotros te ayudamos